El espacio puede ofrecer al cliente opciones para señalizar su evento, pero sin que sea invasivo.
En los ascensores, previa petición, se puede valorar colocar algo por parte del cliente, no por parte del espacio.